noticias

Westminster: la Abadía que no disimula su vocación de negocio

Quizás usted tenga la inocente idea de que en la maravillosa ciudad que ha ido a visitar, la catedral es un edificio histórico, con una función religiosa a la que, además, por añadidura, le permiten ser visitada turísticamente. No creo que piense lo mismo al leer que la Abadía de Westminster ha contratado a la multinacional Avius para conocer y medir el nivel de satisfacción de los visitantes con el ‘producto’ por el que han pagado la entrada.

Avius instalará kioskos dentro de la Abadía para que los visitantes respondan a la experiencia que han vivido durante el recorrido, que viene a demostrar que es, sobre todo, un producto turístico en competencia con otros de su naturaleza.

Esta es la fórmula que los gestores de la catedral han encontrado para mejorar, lo que quiere decir poder tener más visitantes o cobrar más cara la entrada.

No es que la catedral londinense no tuviera información sobre la experiencia del visitante, pero hasta ahora eso se recogía a través de impresos que el turista, si lo deseaba, tenía que llenar a mano o, en su defecto, a través de lo que opinaba en TripAdvisor.

Hay que adaptarse a los tiempos y la catedral de Westminster, desde luego, está al día. Su director de Marketing –porque la catedral tiene uno–, Neil Holding, indicó que “la Abadía fue fundada por los monjes benedictinos en el siglo X y nosotros mantenemos la tradición benedictina de bienvenida y hospitalidad. Esperamos que los estudios de mercado de Avius nos ayuden a continuar con esta tradición y asegurar que los visitantes de la Abadía tienen la mejor experiencia posible”.

Y a pasar por caja, lógicamente.

Fuente: El Preferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker