noticias

Un pasajero denuncia graves infracciones tras el aterrizaje de emergencia en Valencia

Uno de los pasajeros afectados por el aterrizaje de emergencia que un vuelo de British Airways tuvo que hacer el pasado 5 de agosto debido a un denso humo que se apoderó de la aeronave ha denunciado graves irregularidades tras el incidente en una carta hecha pública por el portal The Aviation Herald (Así se vivió en el interior del avión que aterrizó de emergencia en Valencia).

“Durante los últimos diez minutos de vuelo se produjo un gran ruido, y después el humo blanco y los vapores comenzaron a entrar en la cabina”, narra el pasajero. A partir de ese momento, subraya, “la tripulación de cabina dejó de comunicarse con los pasajeros”.

“Repentinamente, el avión inició un descenso extremadamente brusco” y, pese a que la tripulación se equipó con el material contra incendios, para los pasajeros no cayeron las máscaras: “Ahora sabemos que esto se debía a que, en caso de incendio, el despliegue de las máscaras de oxígeno aumentaría el riesgo de una explosión”. Sin embargo, esta circunstancia no se le explicó al pasaje, que estaba “confundido y asustado”, publica Eldiario.es.

La sensación de preocupación por lo que pudiera suceder (una explosión) era evidente. “La tripulación de tierra nos dirigió a zonas alejadas del avión y tras unos diez o veinte minutos llegaron los autobuses para llevar a los desconcertados pasajeros a la terminal”. Después, tras pasar por el control de pasaportes, “completamente surrealista”, los viajeros del Airbus 321-200 quedaron sin comunicación “durante casi cuatro horas”, sin información ni siquiera acerca de su equipaje.

Denuncia asimismo que, a pesar de estar expuestos al humo de la cabina, “tóxico y espeso”, no se les realizó ninguna revisión médica: “Ni siquiera nos dieron una botella de agua a la llegada o en las horas posteriores”. Y mientras tanto, British Airways publicaba una declaración “diciendo que estaba apoyando a los pasajeros”, lo que califica de “descarada y repugnante cínica mentira corporativa”.

El pasajero explica que conocen “ahora” y no por British Airways, “que todavía está investigando”; que el piloto aterrizó “a ciegas” porque la cabina de mando “se confundía completamente con el humo blanco que llenaba el avión”; se le aconsejó al aeropuerto de Manises que cerrará antes de la llegada del vuelo siniestrado; al personal del aeródromo se le informó de que el avión estaba “en llamas”. El mismo avión tuvo incidentes con humos tóxicos en dos ocasiones en junio. “Un capitán se negó a volar en nuestro avión en los meses anteriores porque sabía que era una cámara de gas”, señala indignado el afectado.

Fuente: El Preferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker