noticias

Turismo olivícola: conocer cómo se hace el aceite de oliva

Mendoza es conocida como la tierra del sol y del buen vino, pero en los últimos años ha crecido el interés de los turistas por conocer los lugares donde se produce el aceite de oliva, la provincia se caracteriza por hacer de sus productos del territorio verdaderos atractivos turísticos. Al buen vino, se le suma la fragancia señorial de la oliva y la “armónica acidez” del aceto balsámico.

“Muchos de nuestros visitantes vienen buscando algo diferente porque ya han visitado muchas bodegas“, comenta Gabriel Guardia, gerente de Olivícola Laur y Acetaia Millán, productoras de aceite de oliva y aceto balsámico, e impulsor del turismo olivícola. “Aquí conjugamos algo único en un solo lugar: encontrarse con la olivícola que ocupa el número ocho en el ranking de las 100 mejores del mundo (y la primera de Argentina), y una de las tres acetaias del mundo que elaboran aceto balsámico original al estilo de Módena“, detalla Guardia, quien además es enólogo especializado en aceite de oliva y capacitado en Módena para la producción de aceto.

Estamos felices de recibir cada vez más turistas con ansias de aprender los secretos del buen aceite de oliva y aceto balsámico“, afirma Guardia, el establecimiento en el que trabaja recibe 150 turistas por día, interesados en conocer los secretos de la elaboración del aceite y aceto, dos productos cada vez más presentes en la mesa de los argentinos. Los turistas llegan desde Estados Unidos, Brasil y cada vez más, de China.

Las visitas se desarrollan con un recorrido guiado por olivos centenarios, la almazara, que es la antigua fábrica de aceite de oliva y la moderna, con tecnología hidrófuga y decanter. Al final del recorrido se ofrece una degustación y cata de distintos varietales de aceites.

Otra de las estrellas del creciente turismo olivícola es el aceto balsámico. La fábrica Acetaia Millán renovó el pasado noviembre la certificación que otorga el Consorcio del Aceto Balsámico de Módena para envasar aceto con denominación geográfica protegida, siendo la única en Argentina y en Sudamérica en poder usar la denominación “Aceto Balsámico

“El Aceto Balsámico tradicional de Módena se obtiene de mostos de uva fermentados, con adición de vinagre envejecido y vinagre de vino, y estacionado en madera. Se distingue por el aroma delicado, persistente, de agradable y armónica acidez, por el color marrón oscuro intenso, por el olor acético con posibles notas de madera y por el sabor agridulce y equilibrado”, explica Guardia. Hay nuevas formas de hacer turismo y conocer lugares, Mendoza está a la cabeza de una movida vivencial donde lo más importante es el goce sensorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker