noticias

Sant Llorenç: oportunidad histórica para una ecotasa solidaria

Las imágenes del desastre de Sant Llorenç, donde han muerto doce personas y aún queda por encontrar a un niño desaparecido, han impactado a todo el mundo. Hasta el punto que, gracias la solidaridad de Rafa Nadal, la catástrofe ha sido portada de The Times. El suceso ha demostrado cómo puede reaccionar la naturaleza, especialmente en zonas vulnerables, contruídas junto a torrentes y sin ningún plan solvente a la vista para prevenir que lo vivido hace una semana no pueda repetirse en el futuro. Y también ha constatado de nuevo la solidaridad del pueblo mallorquín.

Poco se puede hacer ya para volver atrás y solo cabe mirar hacia el futuro, pero llegados a este punto sería un buen momento para que el Gobierno balear anunciase que va a destinar una parte del dinero de la ecotasa para pagar los millonarios daños que se han registrado en Sant Llorenç, darle una utilidad al impuesto que se cobra a turistas y residentes por alojarse en los hoteles de Baleares, y que este año puede suponer una inyección económica de unos 120 millones para las arcas autonómicas.

Puede ser un buen momento, además, para que el dinero que pagan los turistas se sepa a qué se destina, que tenga una utilidad tangible, sin esconder nada. Con luz y taquígrafos, como suelen decir los propios políticos. Porque da la sensación de que el Gobierno balear utiliza la recaudación en cubrir gastos corrientes en temas que poco tienen que ver con zonas turísticas, ni en recuperar espacios que supuestamente maltratan los visitantes, y que siempre sirve de excusa para los enemigos del turismo a los que determinados  integrantes del gobierno de Armengol observan con tanta complacencia y hasta con simpatía.

Porque Sant Llorenç da la oportunidad de utilizar la ecotasa desde un punto de vista solidario, de intentar, aunque resulte difícil, transmitir que la recaudación del impuesto tiene una utilidad, que no se despilfarra el dinero sin explicar demasiado bien qué se hace. 

La ecotasa solidaria también serviría para que la patronal hotelera, tan dispuesta a colaborar con el gobierno de Armengol en difundir panfletos sobre el impuesto, e incluso en participar en la distribución de folletos inútiles para explicar a los turistas que en Balears se habla catalán, que presione para que la tasa turística pueda ayudar a los habitantes de Sant Llorenç en estos momentos tan difíciles.

Seguro que entre los 120 millones que se recaudarán este año se puede destinar una pequeña parte en mitigar el dolor de un pueblo que ha vivido la peor tragedia que recuerda en Mallorca en muchos años. Y sería una buena oportunidad para que la patronal hotelera encabezase esta reivindicación tan justa. 

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker