noticias

Ryanair: empleados podrían pagar dos veces sus impuestos

El periódico The Irish Times publicó el martes pasado la situación absurda en que la legislación irlandesa está poniendo a Ryanair, pese a que esta compañía tiene en Europa la imagen de beneficiarse del trato que su país le brinda en materia fiscal.

Hasta los últimos conflictos laborales de 2017 y comienzos de 2018, todas las tripulaciones de los aviones de Ryanair, por más que residan en otros países, tributaban en Irlanda. Incluso hasta 2012, la aerolínea pagaba la Seguridad Social en Dublín, aunque esto ha cesado (Definitivo: Ryanair está obligada a someterse a la ley laboral española).

Pero la ley irlandesa sigue exigiendo aún hoy que los pilotos y tripulantes de Ryanair paguen la Renta en Irlanda. Así que un español que trabaja en Ryanair desde Málaga tributa en Irlanda. O un alemán que viva en Weeze o en Hahn. Eso, por mucho que estemos en una Europa única, genera problemas de todo tipo, aparte de tener muy mala prensa. ¿Por qué un español, que vive y consume servicios españoles, ha de pagar sus impuestos a Irlanda?

Durante mucho tiempo, esto le vino bien a Ryanair, al menos para homogeneizar sus relaciones con los trabajadores. Pero eso se ha hecho insostenible y, desde 2018, después de la oleada de huelgas que vivió la empresa, se ha roto. La compañía ha aceptado que sus trabajadores tributen en los lugares en los que residen. De paso, así Ryanair regresa a Francia, país en el que no tenía bases porque París perseguía a la compañía porque sus trabajadores tributaban en Irlanda.

El cambio, sin embargo, genera un nuevo problema: el artículo 127B de la ley fiscal irlandesa de 1997, denominada “Taxes Consolidation Act”, establece que quienes trabajen en aviones operados por una aerolínea irlandesa son sujetos fiscales de Irlanda, independientemente de que sean residentes en otro estado europeo. O sea, las tripulaciones de los aviones de Ryanair en España, por ejemplo, deben tributar en Irlanda –lo dice la ley irlandesa–. Pero desde el acuerdo con Ryanair, también deben hacerlo en España, puesto que la ley española dice que los residentes que estén en el país más de 183 días al año, tributarán aquí (O’Leary presionó a Irlanda para tener ventajas fiscales por sus tripulaciones).

El periódico irlandés acusa de alguna manera a Michael O’Leary de presionar al ministro de Hacienda irlandés para que cambie la norma, pero es que en realidad la exigencia irlandesa destroza a los trabajadores, puesto que van a ver cómo la Hacienda irlandesa les retiene parte de sus salarios mientras que la de sus países de residencia también querrá cobrar.

Ryanair, pese a la presión que ha aplicado sobre el gobierno irlandés, no ha conseguido nada, por lo que ha recurrido a los tribunales irlandeses para exigir ese cambio en la normativa.

El lío es importante y los trabajadores de Ryanair, si no se cambia la legislación irlandesa, podrán empezar a sentir los efectos de la doble imposición cuando llegue el momento de pagar sus impuestos.

Cada mes, Ryanair descuenta 5 millones de euros a su plantilla para ingresar en la Hacienda irlandesa, lo que reduce las retribuciones de los empleados de la compañía.

Da la impresión de que el Estado irlandés estaría por resolver el problema, pero eso no se hace en unos días. Como ven, en realidad lo que se juega Irlanda son unos 60 millones de euros anuales en ingresos, que es lo que se retiene de más a los trabajadores de la compañía que tienen bases fuera del país.

 

Fuente: El Preferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker