noticias

Recortando otro minuto en las escalas

United acaba de crear un nuevo sistema de embarque en sus aviones, con colores, pantallitas de ordenador y diversas filas. Algo no muy lejano del lío que tiene montado Iberia, en el que hay diversas filas, pero después los pasajeros que no llevan equipaje pueden pasar antes, etcétera.

En Air Europa hay otro procedimiento; en Easyjet, otro; en British Airways, otro; en Norwegian funcionan de otra forma; en Air Arabia también difieren y por supuesto, después está Ryanair, que cambia cada mes o mes y medio.

El caos es tal que los viajeros empedernidos ya no saben qué tienen que hacer. Se sientan y esperan a que les digan algo. Personalmente, viajo muchísimo, pero a estas alturas estoy perdido. No tengo ni idea de qué tengo que hacer, de qué normativa se aplica. Me limito a viajar con poco equipaje de mano y que la compañía haga lo que le plazca conmigo.

La razón para esta locura es la urgencia de todas las aerolíneas de conseguir ahorrar unos minutos en las escalas. Nadie sabe muy bien de qué sirve esto, porque al fin y al cabo unos minutos no bastan para meter dos vuelos adicionales y si no se llega a ganar tiempo suficiente para ello, la prisa desmesurada no sirve para nada.

Los aviones no pueden volar desde las 6 hasta las 12, como habrían querido las compañías, porque no todos pueden despegar al mismo tiempo ni todos pueden aterrizar el último de la noche. Por ejemplo, un trayecto medio europeo es de dos horas, de forma que normalmente en el día se pueden hacer tres vuelos de este tipo, que totalizan unas quince horas, y listo. Da igual a qué velocidad hagan el embarque, porque nunca van a conseguir el tiempo para introducir una cuarta rotación.

Sin embargo, seguimos inventando más y más presión para ver si logramos ahorrar unos segundos. Ese, dice Ryanair, es el objetivo de su intento de cobrar por las maletas de mano: que no se retrase el embarque. En ese sentido, un poco de relax a los gestores les vendría bien. Sus trabajadores estarían menos histéricos y los pasajeros podrían sentirse un poco a gusto. Si no, la experiencia de volar seguirá siendo un suplicio lleno de incertidumbres.

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker