noticias

Odisea de 300 pasajeros de Renfe

Si cansado de los retrasos en los servicios de las aerolíneas, decide optar por otra forma de transporte, lea esto: 300 pasajeros de un tren Talgo Barcelona-Cartagena que habían salido este viernes a las 15.00 horas de la capital catalana, pasaron la noche atrapados en Ulldecona, Tarragona, debido al corte de las vías y a la incapacidad de la compañía para ofrecer transporte alternativo, como muestra la imagen de un pasajero colgada en las redes sociales.

El corte de las vías tuvo lugar a la altura de Vinarós, en Castellón y supuso la paralización de 15 trenes que circulaban por la costa mediterránea.

El Talgo a Cartagena se llevó la peor parte porque tampoco se pudo llegar a él con autobuses. El viaje se interrumpió apenas dos horas y media después de iniciarse, porque se habían cortado las vías. La compañía dijo que había dispuesto de autocares para que los viajeros siguieran el trayecto, pero que no fue posible llegar a Ulldecona porque la lluvia impedía el acceso a la estación.

A las 23.30 de la noche, en una solución que no se antoja nada imaginativa y para la cual Renfe necesitó de seis horas, se decidió que el tren regresara por la misma vía hasta L’Aldea, donde sí podían llegar los autobuses. En L’Aldea, la compañía le ofreció a los viajeros un trayecto bastante surrealista: volver a Barcelona, coger otro tren allí para Madrid y después desde Madrid a Cartagena, con llegada en algún momento en el futuro cercano. La segunda alternativa, según la compañía, fue esperar en ese lugar hasta que se reabrieran las vías. Como se ve, Renfe no sabe lo que es un hotel.

Los pasajeros, cuya aventura terminó este domingo domingo, se quejan de que las tormentas estaban anunciadas y de que Renfe no pareció tener ningún plan previsto para esta eventualidad.

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker