noticias

Los misterios de la tour operación

Tui anunció este miércoles que sus pérdidas para el invierno de 2018/19 se habían duplicado respecto del año anterior. Adujo exceso de oferta y cambios en los gustos de los turistas. Prácticamente un día antes, On the Beach, un pequeño mayorista online británico que también vende vacaciones, decía que su negocio había crecido un 40 por ciento aunque, debido al clima adverso derivado de la incertidumbre del ‘brexit’, sus beneficios ‘sólo’ habían crecido un 10 por ciento. No sabemos los datos de Jet2Holidays de este invierno, pero conocemos que sigue creciendo y haciéndose un hueco y, más que nadie, Jet2Holidays es una reproducción calcada de los tour operadores tradicionales, sólo que con una gestión muy prudente.

Aquí, evidentemente, hay algo que no cuadra. El modelo del tour operador tradicional tiene problemas, tiene deficiencias, no funciona, pero esto parece afectar sobre todo a los dos grandes grupos que han crecido y crecido hasta llegar a ser monstruos, cargados de burocracia y de pesadas estructuras.

Ayer mismo, Thomas Cook decía que iba a despedir unos cien empleados de sus oficinas de Peterborough, al norte de Londres. Añadía que eso cien empleados es un 10 por ciento de su plantilla allí, y decía que eso es una medida para reducir sus costes operativos.

Ustedes háganse una idea: On the Beach ‘sólo’ (acentúen ese ‘sólo’) crece un 10 por ciento; las pérdidas en Tui se disparan, ¿qué podemos esperar de Thomas Cook? Pues un desastre. Por eso, primero viene la venda y después veremos la herida. La venda son estos despidos, pero en realidad da la impresión de que nos acercamos al final.

La esperanza de Thomas Cook hoy está en la venta de la aerolínea, pero en realidad eso significa que la esperanza está en la amputación de una parte fundamental de su negocio. Thomas Cook se quita su aerolínea, que es lo que va bien, o lo que va menos mal, y se queda con el negocio de la intermediación, que evidentemente no funciona.

Seamos sinceros: todas estas noticias sólo adquieren coherencia, sólo dejan de ser misteriosas piezas de un puzzle, si pensamos que aquí hay incapacidad para redirigir las poderosas inercias creadas a lo largo de décadas de dominio del mercado. Asistimos a un cambio de época en la intermediación del turismo y es bueno observarlo con atención, porque creemos saber el desenlace.

Fuente: El Preferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker