noticias

La vergüenza de Maspalomas

El caso del hotel Riu Maspalomas Oasis, que se reabre al público este viernes, totalmente reformado, merece un análisis porque su historia es tan esperpéntica que no se puede admitir en un país serio.

El grupo empresarial Riu quiso invertir en mantener el hotel como un establecimiento puntero. Observen bien: no quería hacer un hotel nuevo sobre suelo virgen, sino derribar el que tiene y construir un establecimiento nuevo para así, de forma más sencilla, modernizar el edificio y mantener la competitividad del producto.

Ese fue el detonante de una situación increíble, con intromisiones de todo tipo, que pasaron por una declaración de Bien de Interés al edificio antiguo para que no pudiera ser tocado. En un país serio, las normas existen y se cumplen, pero no se improvisan sobre la marcha contra una empresa cuando esta anuncia que, dentro de la legalidad, hará una obra.

Riu, ante la polémica, tuvo que paralizar el proyecto y finalmente decidió mantener la estructura del edificio y renovarlo totalmente. Pero eso, con los correspondientes permisos, no bastó para tener la obra en paz. Aquello siguió siendo objeto de denuncias y acusaciones que obligaron incluso a la intervención de la policía. Una vergüenza.

Finalmente, las obras acabaron y el hotel se inaugura.

Pero nos quedan lecciones: en un país serio, el empresario debe saber qué normas se aplican y, si se ajusta estrictamente a ellas, debe tener libertad para modernizar su establecimiento. No es posible que cualquiera pueda armar un follón que retrase, complique y dificulte la vida a quien quiere hacer una inversión que es buena para Canarias –y lógicamente para el propio establecimiento y su propiedad.

No es serio aquel país en el que la renovación de un hotel ha de pasar por este calvario interminable y eso es culpa de nuestros políticos, de una manera o de otra. La reflexión no debe quedar simplemente en un ejercicio interesante, sino que se debe traducir en una mejora de la legislación en vigor. Este es el momento.

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker