noticias

Hoteleros: desesperados con el turismo de borrachera

Playa de Palma y Magaluf son dos destinos que comparten “el mismo problema, un tipo de gente joven muy difícil de extirpar”. El turismo de borrachera y “salvaje” que nutre estos destinos maduros mallorquines, los cuales  han hecho inversiones millonarias para cambiar su modelo turístico (Meliá abre las puertas de su complejo hotelero-comercial Momentum Plaza), sigue impertérrito y  sus consecuencias se traducen en “residuos humanos de todas las clases” en las calles (Vecinos de El Arenal en Llucmajor denuncian la degradación de la zona).

Hoy en día a esas manadas de turistas, muchos de ellos universitarios, y al excesivo consumo alcohol se suma el vandalismo en las vías públicas, lo que está causando desgaste entre los profesionales del turismo. “No hay medidas coercitivas que les hagan desistir”, dice Francisco Marín, presidente de la Asociación Hotelera de Playa de Palma, la cual reúne a más de un centenar de establecimientos, y saca a colación la red de corrupción policial de la Policía Local de Palma (Atónitos y paralizados ante la ola de corrupción) (Los hoteleros de Mallorca, preocupados tras el ingreso en prisión del dueño de BH).

La solución, ahora en plena temporada turística –a la que se suma la euforia etílica desatada por el Mundial de Rusia 2018–, es colocar guardias de seguridad en los hoteles, sobre todo a partir de las cinco de la tarde. El turismo de borrachera es una lacra compartida por todos los establecimientos, independientemente de la categoría del alojamiento del viajero, dice el también administrador del hotel Playa Golf, un 4 estrellas plus ubicado en El Arenal, en Llucmajor, que ha cumplido 38 años.

La solución está en manos de los empresarios del ocio porque los hoteleros en solitario no pueden enfrentarlos para pararles los pies, mientras no llegan ordenanzas eficientes de una Administración local repartida entre dos términos municipales (Palma y Llucmajor) en la que confluyen al final cuatro cuerpos policiales, los cuales “cada uno van a lo suyo”.

La Policía local de Palma informaba este lunes de un operativo especial de dos noches que se ha saldado con 182 actas por botellón, ocupación de la vía pública y venta ambulante, además de daños en un establecimiento público y delitos contra la propiedad, lesiones y hurto. La creación en 2005 de un consorcio en Playa de Palma, — ya inactivo, en su web desde 2015– que reunía a las administraciones central y autonómica, el Consell Insular y los ayuntamientos de Palma y Llucmajor fue “el mayor error”. “Todos se lavaron las manos”, critica un Marín desolado que lleva las riendas de la patronal hotelera desde hace más de tres lustros.

Ni siquiera cuando hubo coincidencias de partidos políticos gobernando se lograron avances. Hasta para su disolución este organismo está resultando engorroso; el Gobierno central anunció que lo abandonaba por supuestos incumplimientos por parte del Govern balear y le reclama la devolución de 14 millones de euros más intereses que recibió para inversiones en reconversión en Playa de Palma, que según Madrid no se han producido.

Está por ver cómo sigue el proceso de enterrar el consorcio con la nueva titular mallorquina de la Secretaria de Turismo (Bel Oliver, nueva secretaria de Estado de Turismo(Hoteleros y patronal lamentan que Turismo no tenga un ministerio propio). Su nombramiento no trae esperanza a los hoteleros de Playa de Palma. El Turismo, dice el representante de la patronal, “no ha interesado nunca a las autoridades porque ha funcionado solo”, tanto en Baleares, Canarias como en Andalucía, afirma un empresario que ha conocido a una decena de secretarios del ramo y otros tantos consejeros.

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker