noticias

Hertz paga 32 millones por su nuevo website y se queda sin dinero ni web

La historia es excepcional y por eso no hay ni un medio de comunicación de turismo o de tecnología que no hable de ello: Hertz, el rent-a-car americano, ha presentado una demanda millonaria contra Accenture, la empresa consultora de informática, porque considera que esta le ha engañado en la construcción de su nueva página web y una app para móviles. Excepcional porque hablamos de años de trabajo y millones de dólares invertidos, pero no tan excepcional porque a todos los humanos nos ha pasado algo similar cuando hablamos con las consultoras de informática: son excelentes en la venta del producto, mucho menos en la ejecución. Sin embargo, la narración presentada en el juzgado es excepcionalmente interesante.

Todo empieza en agosto de 2016, cuando la empresa de coches contrata a Accenture. La historia dura hasta mayo de 2018, cuando se rompen las relaciones. Hertz se queda sin página web y, peor, sin 32 millones de dólares.

La idea, como es habitual, es mejorar la experiencia del consumidor cuando accede a la página web. Para eso se contrata a Accenture, una de las grandes consultoras de este sector. Según la demanda presentada en los juzgados y que publican varios medios americanos, lo primero es que no se cumple el plazo de tener en diciembre de 2017 la nueva página. Después se pasa otro y otro plazo hasta que Hertz termina por intentar cobrarle a Accenture por los retrasos, aunque en realidad, dice la demanda, es Accenture la que pretende cobrarle cantidades añadidas por supuestos contenidos adicionales.

Según Hertz, el producto no es capaz de hacer ni la mitad de lo que se le había pedido a la consultora. De forma que todo acaba en los juzgados: Hertz pide los 32 millones de dólares pagados y varios millones más para poner en marcha su página, que ahora tiene un lío imposible de aclarar.

La verdad es que la historia, tal como la cuenta Hertz, es tremenda porque supuestamente el contratista decidió por su cuenta que algunas versiones y contenidos que pedía el rent-a-car –y que pagaba– en realidad no eran necesarios. “Accenture deliberadamente ignoró el requerimiento que se le hizo e hizo las codificaciones sólo para Hertz en Norte América, de manera que el trabajo no puede ser usado por otras marcas del grupo como Thrifty o Dollar ni tampoco por Hertz fuera de Estados Unidos”, dice la demanda.

La lista de anomalías es larga, entre otras que el software no se probó y que cuando se hizo los resultados eran muy malos y no se arreglaron los fallos. Igualmente, la demanda dice que no se trabajó con los estándares habituales y cuando se le hizo notar, pidió dinero adicional para adaptarse a la práctica normal.

Accenture ha dicho a The Register que “no hay hechos que ameriten la demanda”, sin querer precisar más.

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker