noticias

El director de la FAA pilotará el vuelo de prueba final del 737 MAX

El jefe de la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos, Steve Dickson, subirá a la cabina esta semana para pilotar el Boeing 737 MAX. El ex piloto de Delta Airlines tomará el 30 de septiembre los controles del controvertido modelo para probar las correcciones actualizadas a las que ha sido sometido. El vuelo es un gran paso simbólico antes de que la agencia autorice el avión que, según la autoridad, podría recibir la aprobación para la vuelta al servicio el próximo noviembre. Patrick Ky, el director ejecutivo de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), organismo que sumó al proceso de prueba, ha dicho “Por primera vez en un año y medio puedo decir que hay un final a la vista para trabajar en el MAX”.

El 737 MAX quedó en tierra en marzo de 2019 después de dos accidentes fatales en Indonesia y Etiopía, en los que murieron 346 personas.

Durante las investigaciones posteriores, se descubrió que un nuevo sistema de control de vuelo automatizado en el MAX, el Sistema de aumento de características de maniobra (MCAS), era el principal culpable de los accidentes.

Finalmente volarán de nuevo los más de 300 aparatos aparcados durante más de año y medio.

Boeing aún espera recibir la aprobación para volver a poner en servicio el avión para el otoño, pero el programa de capacitación de pilotos requerido significa que probablemente pasarán muchas semanas o meses después de que sea autorizado para operar, antes de que despegue comercialmente.

Dickson dijo hace meses que la agencia no levantaría su orden de dejar el avión en tierra hasta que él lo volara personalmente. «No voy a firmar este avión hasta que lo pilote yo mismo y esté satisfecho de que pondría a mi propia familia en él sin pensarlo dos veces«, dijo en noviembre de 2019.

El vuelo de prueba tendrá lugar en las instalaciones de Boeing en Seattle, Washington. Dickson primero se someterá al nuevo entrenamiento que Boeing y la FAA han propuesto para los pilotos del MAX.

Los reguladores europeos dijeron que esperan aprobar el MAX como seguro para volar en noviembre. Los vuelos de prueba y las sesiones de vuelo en simulador han ido bien, dijo Patrick Ky. La organización espera levantar la prohibición no mucho después de que lo haga la FAA, pero las autorizaciones operativas de los países individuales podrían tardar más tiempo.

Tras los vuelos de prueba, la organización dijo en un comunicado que estaba “analizando los datos y otras informaciones recogidas durante los vuelos” y que estaba trabajando para devolver el Boeing 737 MAX al servicio “tan pronto como sea posible, pero solo una vez que estemos convencidos de que es seguro”.

Fuente: HostelTur