noticias

El ‘Brexit’ auténticamente duro de Argentina

Sudamérica tiene dos grandes emisores de turistas: Brasil y Argentina, que son las dos grandes economías de la región. Pero Argentina, sobre todo, vive en un constante tobogán económico: pasa del ‘corralito’ que literalmente dejó a los ciudadanos sin dinero, a una euforia que permite que todos viajen a Europa o Estados Unidos, exhibiendo poderío. 

Ahora llegó la crisis. Alberto Fernández, el nuevo presidente peronista, entró en la Casa Rosada e inmediatamente aplicó un impuesto del 30 por ciento a todos los gastos turísticos de ciudadanos argentinos en el extranjero, incluidos los pagos con tarjetas de crédito y débito. Uruguay, especialmente Punta del Este, y Chile, sobre todo Viña del Mar, están temblando. Un recargo del 30 por ciento en todas las compras turísticas, incluido el cambio de divisas, supone que el Mercosur, supuesto mercado único de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay no funciona y va a pasar por otra crisis profunda.

Mientras en España no paramos de temblar sobre los efectos del ‘brexit’, que no termina de llegar, las medidas de Fernández ya se están aplicando y afectan de lleno a la temporada de verano que está  a punto de iniciar su ‘agosto’, que allí es enero. No creo que ni en el peor de los casos, el ‘brexit’ pueda suponer un encarecimiento del precio de un viaje del 30 por ciento, si es que llega a suponer un euro más. 

Afortunadamente para Chile y para Uruguay, si el gobierno argentino es inestable y no predecible, los ciudadanos también tienen recursos y muchos de ellos habrán cambiado el dinero antes o, más probablemente, acudan de todas maneras al mercado negro, con alguna fórmula ingeniosa que jamás les falla. 

Sin embargo, imaginen la situación de las agencias de viajes que se especializan en vender productos internacionales, o las aerolíneas que vuelan a estos países vecinos y que, de la noche a la mañana, se encuentran con que sus billetes son al menos un treinta por ciento más caros. Esto sí es inseguridad jurídica, inestabilidad y no saber qué pasará mañana. Esto sí es un caos.

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker