noticias

Ecologistas contaminantes

Estamos en un mundo absurdo en el que el marketing parece carecer de límites: se puede hacer comida basura y anunciarse como restaurante de calidad; se pueden vender carracas como si fueran Ferraris; se puede ofrecer lo inadmisible como si fuera genial, todo depende del dinero que uno quiera gastarse.

Ahora le toca el turno a la aviación, que empieza a estar afectada en su imagen por su fortísima capacidad contaminante. Así, Etihad, la aerolínea de Abu Dhabi, se ha lanzado a promocionar que es una compañía aérea sensible con el medio ambiente porque es la primera en el mundo que va a estar libre de plásticos. Ahí es nada.

Por supuesto, sus aviones, como los de todas las demás aerolíneas, tienen plásticos por todo; por supuesto, Etihad, como todos sus rivales, vende los aviones de segunda mano para que otros hagan lo que quieran con esos restos, plásticos incluidos. Pero, sobre todo, la gran paradoja es que una aerolínea es una gran contaminadora del entorno, incluso aunque no lo desee. Es la naturaleza de su negocio, porque no hay manera de evitarlo.

Que se promocione como sensible con el medio ambiente es como si el matarife de vacas presumiera de que no mata mosquitos; o como si Chernobyl dijera que no permite que la suciedad contamine su entorno cuando su radiactividad lo ha destruido.

Está bien el marketing, está bien la aviación, pero no nos hagan comulgar con ruedas de molino. Etihad y todas las demás aerolíneas así como los fabricantes de aviones tienen que trabajar seriamente en superar los problemas ambientales que provoca la industria de la aviación y no buscar subterfugios para intentar obtener una etiqueta ambiental que están lejos de merecer.

Fuente: El Preferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker