noticias

¿Conoce a un inútil mandando en su empresa?

Es muy difícil encontrar un culpable porque cuando algo así sucede, casi siempre hay muchas culpas a repartir. Sea quien sea el responsable, la cuestión es que hoy en España hay un déficit de formación profesional de tal nivel que ni siquiera hay gente preparada para el sector turístico que, como todos sabemos, es de los que menos exigen.

En España nunca nos hemos tomado en serio el asunto de la formación. Seamos serios: desde siempre, hacemos las cosas a salto de mata. Pero ahora esto está llegando a un punto insoportable. Hay amplias zonas del país en las que no hay gente para trabajar en la hostelería, que requiere algunos conocimientos, pero nada del otro mundo.

El problema tiene raíces profundas. En este país, todo el mundo cree saber de todo, lo que nos lleva a que no soportemos fácilmente la formación. Para muchísimos empresarios, lo importante no son los conocimientos sino las relaciones personales con el empleado, su docilidad, su aceptación de condiciones insoportables, etcétera. Sólo en contadas ocasiones importa la formación. Y después tenemos el problema de que sindicatos y patronales, con la concurrencia de las autonomías, han acabado con la formación bien concebida, profesional. Porque la formación, debido a la abundancia de dinero europeo, ha sido una forma nada encubierta de financiación de patronales y sindicatos, con lo que resulta que no tenemos formación sino un sucedáneo infecto.

Este es el panorama que tiene raíces muy profundas y que es difícil de erradicar. Para entendernos: ¿cuántos inútiles ocupan cargos importantes en nuestras empresas, desnaturalizando el mérito?

Por ese motivo, es difícil tener carreras profesionales, es difícil avanzar, es difícil especializarse. Y, como consecuencia, la productividad es baja porque se aprende sobre la marcha.

Les cuento un ejemplo que simbólico, absolutamente real. Durante muchos años, tuve que hacer un vuelo semanal a primera hora a una ciudad peninsular. Siempre todo fue normal hasta que un día llego al aeropuerto y las colas delante de mi compañía aérea, Air Europa, eran colosales. ¿Qué ha pasado? La explicación fue que habían cambiado el sistema de facturación del embarque y nadie sabía usarlo. ¿Cómo aprendieron? Con los pasajeros delante. Ese día y durante una semana los aviones salieron tarde porque a nosotros esto de la formación y la preparación no nos va. Lo hacemos sobre la marcha.

¿Se entiende?

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker