noticias

Cinque Terre: limitación al número de viajeros que llegan en ferrocarril

Cinque Terre es una región italiana extremadamente popular en turismo. Está al norte de La Spezia y de Pisa, en la costa. Los pueblos que la componen son de difícil acceso, a través de una carretera bastante difícil de emplear. En cambio, por tren, una línea subterránea los conecta perfectamente. En cada uno de la media docena de pueblos hay una estación. 

Cinque Terre tiene un problema de exceso de visitantes. Los pueblos son muy pequeños y los trenes y autocares llegan llenos de turistas. El parque que compone la zona tiene limitaciones de acceso, pero eso sólo se aplica a los coches. Por eso, Fabrizia Pecunia, la alcaldesa de Riomaggiore, dictó un bando que le permite obligar a los ferrocarriles a cerrar la estación, por razones de seguridad. O a imponer un número máximo de viajeros, con lo que los trenes ahora deben exigir reserva de asiento y no permitir que cualquiera pueda subir al tren.

El asunto es muy delicado porque impone a la compañía ferroviaria una operativa que no es propia de ella. Hay que pensar que los trenes que unen La Spezia con estos pueblos son trenes pequeños, frecuentes, locales, sobre los que imponer un control de pasajeros es un verdadero problema. Por ello, la compañía ferroviaria presentó una demanda contra la decisión de la alcaldesa, aduciendo que ella no es competente para esta medida. Pero los jueces han dejado a la ferroviaria con un palmo de narices: han dicho que si es por razones de seguridad, la seguridad prevalece ante el derecho de las personas a circular libremente. 

Según informa TTGItalia, la alcaldesa, eufórica, ha declarado que “la sentencia es histórica, es una buena noticia para todos los alcaldes de Italia: establece que tenemos instrumentos para hacer valer la responsabilidad que tenemos sobre el territorio”. La compañía de trenes no ha dicho nada, pero pronto, pues, no va a ser posible viajar en esos trenes como hasta ahora, porque habrá que reservar billete y habrá cupos máximos. Lo que no es tan fácil es evitar que un pasajero con billete reservado para un pueblo baje del tren en otro para el que no tiene billete. 

Fuente: El Preferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker