noticias

Alitalia vive horas decisivas para aclarar su futuro

 

Alitalia puede estarse asomando al final de su vida. En todo caso, lo hace al más puro estilo con el que ha vivido: incierto. Ni el Gobierno tiene clara una postura. Tratándose de Italia, lo que tocaría ocurrir el martes es siempre dudoso.

La situación es que el martes acaba el plazo para que aparezca un inversor y se ponga todo en marcha con un nuevo modelo. Pero ese inversor hoy no existe. Algunas fuentes del gobierno dicen que se puede prorrogar el plazo y no pasa nada, pero el propio Luigi di Maio, el líder del movimiento Cinque Stelle, dijo el domingo que no habrá prórroga. Claro que nadie sabe si gobierna Di Maio o si lo hace Salvini, La Lega (Urgencia: Alitalia necesita en 20 días inversor para no cerrar).

Algunos periódicos italianos publicaban este domingo que perfectamente se puede producir una prórroga y mantener la agonía unas semanas más. Pero en Italia, poco se puede aventurar. Los administradores provisionales están hartos y han repetido que este martes será el último día de Alitalia.

Ahora mismo no hay una oferta sobre la mesa. La propietaria es Ferrovie dello Stato, que tiene un acuerdo únicamente con Delta de Estados Unidos, pero que no basta para aportar el dinero suficiente que salve Alitalia, una compañía que pierde cientos de millones de euros anualmente. Esta convocatoria lleva dos años abierta, cambiando periódicamente de acuerdo con la llegada de nuevos gobiernos. Por la mesa del ministerio pasaron Ryanair, que se retiró; Easyjet, que aguantó casi hasta el final; varios fondos de inversión; Lufthansa, que también se marchó y en algún momento se contó con Air France, socia de Alitalia en varios proyectos.

La última versión, publicada en Preferente, dice que el grupo Atlantia, de la familia Benetton, propietario de la red de autopistas de Italia y acusado de negligencia en el caso del derrumbe del puente Moretti, de Génova, estaría dispuesto a presentarse para salvar Alitalia, salvar la cara del Gobierno y reconciliarse con este para mantener las autopistas, que son un gran negocio. Si oyen el nombre de Riccardo Toto, están en la pista. Porque Toto es parte del grupo e hijo del propietario de AirOne (Los Benetton aparecen en el último capítulo del culebrón Alitalia).

 

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker