noticias

Aerolíneas: la agresividad comercial no evita el descalabro

Los intentos de las compañías aéreas para estimular la demanda, con campañas de precios nunca antes vistas y una flexibilidad inaudita, no dan el resultado esperado, al menos en lo que respecta al mercado español. El presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, explica que este verano “apenas se ha alcanzado un 20% de los pasajeros que volaron hace un año”, mientras que estima que la capacidad ofertada por las aerolíneas ronda el 36% (Vueling se suma a las ofertas de derribo de Iberia y Ryanair con vuelos a 8,99 euros).

De este modo, a pesar de haber ofertado “precios que hace muchísimo que no se veían”, las compañías aéreas que operan en el país no han registrado factores de ocupación aceptables (Air Europa intenta reactivar la demanda con la promesa de “precios imbatibles”). “La media es inferior al 60%”, estima Gándara, que aclara que “con estos niveles de demanda ninguna aerolínea puede ganar dinero”. “El enfoque general no es ganar dinero, sino minimizar pérdidas”, sostiene (Ryanair: “Lo importante a corto plazo no es ganar dinero”).

A su juicio, tras un verano “nefasto” para la industria de la aviación comercial, los próximos meses “tampoco pintan nada bien”. “El panorama es desolador” y “por mucho que bajen los precios no va a haber mucha más demanda”, lamenta. Según expone, la confianza es crucial para que haya una recuperación vigorosa de la actividad.

La previsión de ALA es que en septiembre y octubre la capacidad siga rondando el 40% y que los niveles de demanda no experimenten grandes variaciones. En relación a los precios, destaca que “durante muchos años nos hemos esforzado en hacer accesible el transporte aéreo y vamos a seguir así de cara al futuro”. No obstante, reconoce que no hay margen para bajarlos más. “Hemos visto ofertas por cinco euros”, exclama.

En un contexto de restricciones de viajes, pérdidas de empleo y caída de la demanda, desde ALA se urge al Gobierno la adopción de un plan de ayudas para la supervivencia y posterior recuperación del sector aéreo. Sus principales demandas son la puesta en marcha de un plan ambicioso de incentivos para animar la demanda; que el Estado se haga cargo de la totalidad de los costes e inversiones en los que incurra Aena por la adopción de las medidas de seguridad e higiene que implemente frente al Covid-19; mantener las tarifas aeroportuarias que se vienen aplicando a los pasajeros que embarquen con destino Reino Unido una vez finalice el período de transición el día 31 de diciembre de 2020; la supresión temporal de la tasa de estacionamiento; facilitar la liquidez necesaria para la supervivencia del sector aéreo; y prolongación de los ERTE por fuerza mayor hasta Semana Santa de 2021.

Fuente: El Preferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker